Esta usted en:

Patrimonio Histórico


Torreón Medieval

En la plaza del pueblo se encuentra un extraordinario torreón, datado a finales del siglo XIV , de planta cuadrada y buena mampostería, cuya fachada principal, de 13,60 metros, presenta una puerta con arco conformado por llamativas dovelas talladas. Su interior está cubierto con una bóveda de cascarón y el conjunto se adecúa a la lexicografía de la arquitectura militar gótica.

A pesar de que en la década de 1960 se desmochó su parte superior y de que padece la servidumbre de casas adosadas, despierta un gran interés no sólo por su propia tipología arquitectónica sino también por la escenografía urbana medieval que reproduce en el centro del municipio.

En 1985 fue declarado Bien de Interés Cultural.

La Torre Medieval de Villarrodrigo, "está en la dicha villa... es de cal y canto, de muy buenos muros, y tiene dos bóvedas (una alta y otra baja) que toman todo lo hueco de la dicha torre, hechas de cal y canto, y en cada una está un entresuelo de madera que sube una escalera de cal y canto hecha de caracol en el gordo de la pared de la dicha torre que sube desde la puerta de la dicha torre a la una boveda y a la otra y a lo alto de la dicha torre en lo cual todo está hecho un tejado de madera y teja armado sobre las almenas de la dicha torre que cubre las bóvedas y gordo de las paredes de la dicha torre, y van estas dichas aguas por canales bajo la dicha torre a caer en el suelo postrimero en un pozo que esta en el dicho suelo, y este tejado esta abierto y mal reparado... esta torre tiene buenas puertas con su cerradura y con puerta con sus rejas de hierro." Visita de la Orden de Santiago de 21/12/1.480

La dicha torre era posesión del Concejo del lugar en virtud de una provisión del maestre Don Vasco Rodriguez dada por el, con su capítulo, en tres días de noviembre era de mil trescientos y sesenta y tres años.

 

Iglesia de San Bartolomé

La iglesia parroquial de San Bartolomé se construyó entre los siglos XV y XVI con esquemas constructivos que responden tanto al Renacimiento como al Barroco. Su planta, basilical, presenta un espacio amplio y diáfano estructurado en tres naves cubiertas con techumbre plana. Separan las naves cinco arcos de medio punto que apean sobre pilares de desigual tamaño, siendo mayores los linderos con la nave central. A ambos lados se ubican capillas. El elemento arquitectónico que destaca volumétricamente sobre el conjunto es el presbiterio, cubierto por una bóveda de media naranja sobre pechinas ornamentada con elementos geométricos trapezoidales, y al que se accede a través de un gran arco toral de medio punto. A los pies del templo y levantado sobre pilares se encuentra el coro.

Desde el punto de vista artístico el elemento más valioso es el retablo, inspirado en el modelo italiano de Vignola, más en concreto en su obra maestra, “el Gesú” de Roma, de gran interés no sólo por su estructura y el uso colosal de los órdenes clásicos, sino también por la riqueza y complejidad de las iconografías tanto escultóricas como pictóricas que alberga.

Exteriormente la fábrica, que alterna la sillería regular con la irregular, diferencia la planta basilical y la cabecera del presbiterio, y tanto la portada como los vanos de ventanas del primer cuerpo de fachada son apuntados y abocinados. El cuerpo central, de altura más elevada, presenta lateralmente tres vanos circulares para dar luz a su interior. La torre es un elemento singular por la calidad de la sillería, la amplitud de sus dimensiones, el primor de los pequeños vanos de medio punto dispuestos a eje con la ventana más amplia del campanario, las sucesivas cuidadas cornisas –una adornada con gárgolas, otra moldurada–, y los cuatro jarrones que coronan sus ángulos, obra de los hermanos Juan e Iñigo Mojica (1.553)

Casco urbano

En este pequeño municipio resultan también de interés los elementos característicos de su arquitectura vernácula, pródiga en el uso de tapial y mampostería encalada, así como de las rejas de hierro forjado, ornamentadas con rosetas, flores de lis y aletas en el frontis. En la plaza del pueblo se exhibe un panel cerámico, realizado por Palenciano en 1983, de cierto formalismo kitsch, al gusto popular, donde se representa a la patrona, la Virgen de Albanchez con el niño Jesús, coronada por ángeles, así como una perspectiva panorámica de la iglesia parroquial.

Galería de imágenes

 




Ayuntamiento de Villarrodrigo

Información Legal | Accesibilidad